• Exponencial BI

Inversiones Sostenibles

Actualizado: 18 nov 2020



Cada día se habla más de los principios de inversión socialmente responsable, es común abrir una revista o pasar por una columna de opinión y encontrarse con términos como ESG por sus siglas en inglés (Environmental - Social - Governance) o en español ASG (Ambiental - Social - Gobierno).


La inversión sostenible es uno de los segmentos que ha tenido un crecimiento más rápido en el mundo, especialmente en la mayoría de los gestores de activos. Invertir de manera sostenible significa que en el análisis de un determinado activo hay que incluir aspectos diferentes al financiero para tomar las decisiones y en este caso tener como referencia factores como el ambiental, el social y el gobierno corporativo.


Hay que remontarse a finales de la década de los 60 donde algunos estudiantes norteamericanos en plena guerra de Vietnam, exigieron a sus carteras universitarias de inversión que evitarán activos con algún vínculo militar, siendo ese posiblemente el punto de partida para exigir algunos criterios diferentes al financiero a la hora de tomar decisiones de inversión. Más adelante, en el año 1999, se da el lanzamiento del Dow Jones Sustainability Index, primer índice mundial con criterios de inversión sostenible; y finalmente fue la ONU quien hace pocos años lanzó los principios para la inversión responsable (UNPRI), facilitando la creación de una red internacional de inversores que ayudan a comprender los efectos de la sostenibilidad en los mercados.


Los criterios de ESG capitalizan estas iniciativas de años atrás, combinando lo mejor de la manera tradicional de invertir con ideas sostenibles, lo cual genera buenos resultados en el largo plazo.


El primer criterio es el Ambiental, este se enfoca en el impacto que tienen las empresas en materia medio ambiental, también en los esfuerzos que hace cada compañía para reducir la contaminación y los niveles de emisiones de carbono. Adicionalmente, el manejo del agua, la gestión de residuos y el uso eficiente de otros recursos medio ambientales. El segundo criterio, Social, se centra en el lugar de trabajo y el bienestar de las personas, la diversidad de la administración, los derechos laborales y los vínculos que tienen con los grupos de interés y la comunidad. Finalmente, el tercer criterio de Gobierno Corporativo, tiene como objetivo centrarse en el impacto que tienen los involucrados, ya que evalúa la relación con los accionistas y órganos directivos, las remuneraciones a los ejecutivos, lo derechos de los accionistas y la administración de las organizaciones.


Las compañías ya están involucrando estos criterios de ESG en sus planes de desarrollo y cada día les dan más relevancia a estos temas, no sólo porque los grandes inversionistas institucionales lo exigen, sino para seguir contribuyendo desde las empresas a construir un mejor bienestar para todos.